Técnica edging: consigue orgasmos más intensos

Técnica edging: consigue orgasmos más intensos

¿Sabes que hay un pequeño truco que puede hacer tus orgasmos mucho más intensos y placenteros? Se trata de la técnica edging, que además puede incluso llegar a producir orgasmos múltiples.

Qué es exactamente la técnica edging

Puede que ya hayas echado mano en alguna ocasión de la técnica edging (probablemente por casualidad) y no lo sepas. Esta técnica consiste en parar justo antes de que sepamos que viene un orgasmo. Es una técnica totalmente válida tanto para hombres como para mujeres y, aunque te pueda parecer una tortura, te aseguramos que merece la pena.

Además, puedes poner en práctica la técnica edging tanto sol@ como con tu pareja, ¡la cuestión es disfrutar y descubrir sensaciones nuevas mucho más intensas! Al parar justo cuando estamos al borde del clímax, prolongamos y potenciamos nuestro nivel de excitación. De esta manera, cuando por fin dejamos que llegue el orgasmo, este es mucho más intenso. Incluso en el caso de las mujeres es más probable que se repitan sistemáticamente (lo que se conoce popularmente como orgasmo múltiple).

Tendemos a pensar en el orgasmo como el fin único del sexo y eso es un gran error. Gracias a la técnica edging tenemos la oportunidad perfecta para disfrutar de hecho de estar excitados. Y disfrutamos del sexo en sí, no solo como vía para tener un orgasmo.

La técnica edging solo tiene ventajas: si consigues dominarla, tendrás orgasmos mucho más intensos; si no, tendrás un orgasmo. ¡No hay riesgo negativo por ningún sitio!

Cómo poner en práctica la técnica edging

¿Ya estás convencid@ para poner en práctica la técnica edging? Para empezar es fundamental tener un amplio control del cuerpo mediante la masturbación. Debes saber cuáles son las señales que te da tu cuerpo cuando te estás acercando a un orgasmo y, sobre todo, debes conocer dónde está “el punto de no retorno”.

Cada persona es un mundo, por lo que podrás ir adaptando la técnica edging a tu gusto. La clave está en detener la estimulación genital (o bajar el ritmo o la intensidad al mínimo) cuando se esté a punto de llegar al orgasmo. Además, tomar aire también ayuda a frenarnos en este momento. Cuando sintamos que “el peligro de orgasmo” ya ha pasado, volvemos a empezar repitiendo los movimientos que estábamos haciendo muy poco a poco.

Podemos realizar esta maniobra tantas veces como queramos antes de permitirnos llegar al orgasmo. ¡Prueba a hacerlo 3 o 4 veces a ver qué tal te va!

Sal de la rutina

Salir de la rutina en la cama con tu pareja seguro que mejorará vuestra vida sexual. ¿Qué tal si probáis juntos la técnica edging? Además, podéis hacerlo con una estimulación y un cosquilleo muy especiales gracias al Vibrador Líquido Estimulador Unisex Strong, ¡una experiencia que seguro que querréis repetir!

Y si prefieres probar tu sola, desde tu tienda erótica favorita te recomendamos el Succionador Satisfier Pret a Porter, que te hará explotar de placer (cuando tú decidas gracias a la técnica edging) gracias a sus vibraciones y a sus ondas expansivas.

Comparta sus opiniones